martes, 26 de febrero de 2008

Intento seguir mi propio ritmo

Intento seguir mi propio ritmo. Una vorágine de sucesos hace que me sea difícil seguir mi propio ritmo.

Un sábado lo que era una simple visita se convirtió en una cita. Ella estaba preciosa, siempre lo está, pero esa noche sombras danzantes me hacían verla como un bellísimo ser sólo atribuible a mi imaginación. Pero no era mi imaginación, era ella y me dijo que sí. Esa noche cambió todo, lo que antes eran frases cortas se convirtieron en conversaciones, lo que antes eran gestos tímidos se convirtieron en gestos sinceros, lo que antes era inquietud se convirtió en comodidad. El tiempo pasó, ella debía llegar pronto a casa y yo dependía de los trenes. Ella llegó tarde y yo perdí el tren. No importaba, estábamos a gusto. Que no acabe por favor, pero como todo, esa noche tuvo su fin.

-Me sabe mal que hayas perdido el último tren y que hayas tenido que esperar a que saliera de trabajar.
-Si lo he hecho es porque tenía ganas de cenar contigo.
(... me ... me gustas ...)

Un lunes por la noche que mi padre llega de trabajar como siempre. Tiene algo que decirme, pero yo no le doy importancia como siempre que me dice eso. Y me habla de un hombre del cual poco y mucho sé y del cual en cuatro frases me convencí de que me podía fiar de él. Qué quiero hacer? Irme a estudiar fuera? Irme a hacer el doctorado al MIT? No, no lo planteo bien. Si me voy a hacer el doctorado directamente me trataran como a un esclavo que sólo sirve para hacer faenas. No, el doctorado en estados unidos no da prestigio hoy en día. Haz el doctorado aquí con la dinámica que tu sigues y se te rifaran para hacer el postdoc allí. Lo había pensado pero no me lo había planteado. Qué hago? Madre mía y yo que tenía las cosas claras. He de hablar con este hombre. Para mí puede ser muy cómodo. Hago aquí el doctorado haciendo un currículum considerable y con 25 años ser doctor habiendo escrito bastantes artículos y habiendo practicado la docencia. Después irme allí, a disfrutar como un enano de proyectos fabulosos y a hacer algo grande. Porque no sé si he nacido para hacer algo grande, pero lo que si sé es que quiero hacerlo.
(... me irá bien?)

Me siguen pasando cosas, ya veremos como acaba todo. He de controlar mi vida por muy complicado que sea.

Gracias,

Fran

1 comentario:

Rebeca dijo...

bueno, ya veo que no tengo que preguntarte cómo te fue el sábado ¡hay que ver!¡espero detalles!

De lo USA como tú dices: sigue tu propio ritmo y lo que te pida en cada momento, te pongo una de esas frases odiosas: lo que tenga que ser será.